el Protocolo del Defensor

ESPAÑOL DE AMÉRICA

El Protocolo de Seguridad Holística para Defensores de Derechos Humanos (el Protocolo del Defensor) nos ayuda a mejorar nuestra seguridad física, nuestra seguridad digital y nuestro bienestar y resistencia. Al seguir el Protocolo, mejoramos nuestra seguridad individual y colectiva, y podemos reducir los ataques, el acoso y la censura que pesan sobre nosotros y nuestras comunidades.

El Protocolo del Defensor se basa en las experiencias de Open Briefing trabajando con defensores en riesgo en todo el mundo; sin embargo, existirán diferencias locales importantes que no pueden reflejarse en la orientación general. Debes adaptar el Protocolo para que se adecúe a tu situación, trabajo y perfil.

SEGURIDAD Y VIGILANCIA

  1. Trata de comprender y gestionar mejor los riesgos a los que te enfrentas:

  • Evalúa quiénes son tus aliados y quiénes son tus adversarios . Asegúrate de comprender los recursos y redes que tus aliados podrían usar para defenderte. Comprende las capacidades e intenciones de tus adversarios para poder evaluar mejor la amenaza que representan.

  • Evalúa de qué manera tu trabajo, tu identidad, tus tácticas y otros factores y características aumentan o disminuyen tu vulnerabilidad o exposición a las amenazas.

  • Evalúa la probabilidad de que ocurra un ataque u otro incidente y el impacto que tendría en caso de ocurrir, para comprender el nivel de riesgo que corres.

  • Toma medidas concretas para reducir la probabilidad y/o el impacto de cada uno de tus riesgos.

  1. Mantente al tanto de lo que sucede a tu alrededor y de cualquier cambio en las personas y las cosas de tu entorno.

  2. En momentos o lugares de alto riesgo, viaja con amigos, familiares o compañeros de trabajo o solicita acompañamiento de protección internacional.

  3. Pídele a una persona capaz y de confianza (un amigo/a, compañero/a de trabajo o familiar) que sea tu contacto de seguridad. En los momentos de mayor riesgo, avísales con anticipación a dónde vas, qué estás haciendo y cuándo regresarás. Repórtate con tu contacto de seguridad en horarios regulares previamente acordados durante todo el día. Ponte de acuerdo con ellos acerca de lo que harán y las personas con las cuales se comunicarán si no tienen noticias tuyas.

  4. Prepara a tu familia y compañeros/as de trabajo para que puedan sobrellevar la situación de la mejor manera en caso de que ocurra lo peor:

  • Haz un testamento y asegúrate de que tu familia sepa dónde están guardados los documentos financieros y legales importantes.

  • Desarrolla un plan de continuidad con tus compañeros de trabajo para que puedan seguir trabajando en tu ausencia.

  • Ayuda a tu familia y compañeros de trabajo a elaborar planes para que se reubiquen, busquen refugio o asilo, o se mantengan a salvo de cualquier otra represalia.

  1. Si es posible, haz una capacitación integral en seguridad diseñada para defensores de derechos humanos. Considera también la opción de llevar a cabo un entrenamiento avanzado de primeros auxilios y compra kits de trauma individuales para tu hogar, vehículo y oficina.

  2. Comprende el nivel de riesgo para ti y para tu familia que estás dispuesto a aceptar. No tengas miedo de pedir ayuda o pausar tu trabajo si la situación se vuelve más riesgosa de lo que puedes manejar.

SEGURIDAD DIGITAL

  1. Evalúa los diferentes tipos de información que posees y trata de comprender mejor tanto el valor para tu trabajo como los daños para ti y otros que podrían surgir si un atacante accede a ellos. Implementa medidas adicionales para proteger aquellos activos de mayor valor o con mayor daño potencial.

  2. Si debe ser compartida, comunica información confidencial con tus compañeros de trabajo en persona o utilizando herramientas de comunicación que permitan el cifrado de extremo a extremo y la desaparición de mensajes.

  3. Asegúrate de que cualquier computadora o dispositivo móvil que utilices:

  • No se pueda acceder de forma física por personas no autorizadas.

  • Requiera una contraseña o contraseña para su desbloqueo.

  • Esté ejecutando las últimas versiones disponibles del sistema operativo y todas las apps/software instalados.

  • Tiene habilitado el cifrado de disco completo, si esto es legal en tu país.

  • Tiene instalados un software antivirus y un firewall, que están actualizados y configurados correctamente.

  • No esté rooteada ni manipulada y que no tenga instalado ningún software pirateado.

  • Sea apagada o desconectada tan frecuentemente como sea posible, en lugar de simplemente colocada en el modo de suspensión o hibernación.

  1. Asegúrate de que el servicio en línea que utilizas:

  • Requiera una contraseña compleja y única para acceder.

  • Tenga habilitada la autenticación de dos factores (2FA/2SV), si la misma está disponible.

  1. Usa un administrador de contraseñas cifradas para realizar un seguimiento de todas tus contraseñas en línea y almacenar tus códigos de respaldo 2FA.

  2. Usa una VPN centrada en la privacidad si accedes a Internet a través de una red pública o no confiable.

  3. Elimina de forma segura la información confidencial en todas sus formas y variaciones tan pronto como ya no sea necesaria, y asegúrate de que no sea recuperable.

  4. Almacena de forma segura las notas escritas, copias impresas y otros materiales impresos y destrúyelos o quémalos tan pronto como ya no sean necesarios.

Ten en cuenta que también existen riesgos al adoptar algunas de las pautas de seguridad digital mencionadas anteriormente, incluida la posible pérdida de acceso a sus datos. Además, este consejo solo te ayudará a trabajar de una manera potencialmente menos insegura y no garantizará la seguridad de la información confidencial. Debes buscar orientación o capacitación si no estás seguro de cómo usar un dispositivo o herramienta de manera segura.

BIENESTAR Y RESISTENCIA

  1. Mantén un buen ritmo de sueño: esto incluye una rutina nocturna regular y un ambiente agradable para dormir, si es posible.

  2. Come regularmente y mantén una dieta saludable.

  3. Camina, haz ejercicio o practica deporte regularmente.

  4. Ocúpate de enfermedades o lesiones físicas y date un tiempo para curarte.

  5. Practica en forma diaria ejercicios contemplativos y de autorreflexión.

  6. No consumas drogas o alcohol para lidiar con el estrés o el trauma.

  7. Mantén relaciones con amigos, familiares, compañeros de trabajo y miembros de la comunidad que puedan apoyarte.

  8. Busca ayuda adecuada si tu salud o tu bienestar se están deteriorando.

v.1.0Publicado por primera vez: 21 May 2020Esta versión: 21 May 2020